NAVIDAD SIN PIROTÉCNIA

Ya no se fabricarán petardos y bombas de estruendo en Argentina.
La Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales, llegó a un acuerdo con el gremio de la industria y, ya no se fabricarán más bombas de estruendo y petardos en el país.

 

Ayer se dio a conocer el acuerdo entre la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Articiales (Caefa) y el Sindicato Único de Empleados de la Industria de la Pirotecnia y Afines (Sueipa) para eliminar la fabricación de “bombas y petardos de suelo”.

Este acuerdo se logró para evitar el daño que provocan a las personas con hipersensibilidad auditiva. Además, buscan incentivar el uso responsable y de menor impacto.

En este sentido, el director de Relaciones Institucionales de Caefa, Ezequiel Asquinasi, confirmó el lanzamiento por segundo año consecutivo de la campaña nacional “Celebremos siempre con fuegos artificiales amigables” y destacó la iniciativa que se llevará adelante este mes.

De esta manera, los distintos comercios, empresas y los trabajadores del rubro aconsejaran durante todo diciembre el “uso responsable de los productos y alentarán la elección de aquellos con bajo impacto sonoro o lumínico en reemplazo de las bombas de estruendo o morteros”.

Asimismo, subrayó que estos productos no son más caros que los demás y están autorizados por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac)

Ya agregó: “este cambio se tendría que haber hecho hace 10 años”. Pero remarcó que son “los propios chicos los que cambiaron los gustos: rechazan los que hacen mucho ruido y prefieren los de bajo impacto”.

Por otro lado, si bien celebran este tipo de iniciativas, familiares de niños autistas y asociaciones de defensa de los animales aún reclaman que se impida el uso de todo tipo de pirotecnia para las fiestas de Navidad y Año Nuevo por los daños que les provocan.

Y también, la ONG Sin Zoo advirtió a través de sus redes sociales sobre por el estrés y angustia que le provoca a perros, gatos y aves el uso de fuegos artificiales: “Cada estruendo de pirotecnia para ellos es mucho peor de lo que nos imaginamos. Les genera taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y muerte”.