EL INTENDENTE DESMINTIÓ LAS VERSIONES DE QUE HAYA DADO PERMISO A LAS TABACALERAS DE INICIAR ACTIVIDADES

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, negó hoy que el municipio le haya otorgado un permiso especial a la tabacalera Massalin Particulares para reanudar su producción antes de recibir la autorización correspondiente de parte de la Provincia de Buenos Aires, en medio de la cuarentena por coronavirus.

Menéndez dijo al respecto que por un mal entendido la empresa retomó este lunes su funcionamiento en la planta que posee en Merlo, aunque a las pocas horas el Gobierno de la Provincia le solicitó que “pararan las máquinas”.

El jefe comunal negó enfáticamente que el municipio “le haya dado un permiso a Massalin Particulares” y en declaraciones a NA, agregó: “El permiso lo otorga la Provincia. Lo que sucedió aquí es que después del decreto que emitió el domingo el gobernador Axel Kicillof habilitando a las tabacaleras, la empresa creyó que podía retomar, pero en realidad el decreto aprobaba la actividad, pero no aprobó aún el protocolo sanitario que presentó para poder retomar la producción”.

Al respecto, Menéndez sostuvo que tras el decreto provincial que exceptuó de la cuarentena a nuevas actividades, Massalin Particulares citó el lunes pasado a sus trabajadores para volver a la producción de cigarrillos, pero indicó que “a las pocas horas hubo un llamado del Ministerio de Producción provincial y pararon las máquinas”.

Menéndez desmintió así las versiones de que le habría dado el permiso a esta tabacalera antes de tiempo para beneficiarla frente a la competencia y las vinculó a la pugna que existe entre las empresas del sector.

“La empresa creyó que con el decreto ya estaba habilitada a funcionar, pero después del llamado de la Provincia pararon al instante. Está aprobada la actividad, pero no el protocolo”, aclaró el dirigente